¿Qué significa ser acólito?

Un acólito es una persona, generalmente varón niño o joven, que acompaña al sacerdote en la Misa. Su función es ayudar en la celebración litúrgica de la Misa. 
El acólito cumple una labor litúrgica importante para el decoro de la Misa y es una pieza fundamental en la participación de la comunidad.​

Niveles de Acólitos

Los acólitos se dividen en tres grupos con la finalidad de que reciban una formación espiritual y litúrgica adecuada para su edad y experiencia.
Acólitos Menores: Niños hasta sexto de primaria.
Acólitos Intermedios: Adolescentes de 1 a 3 de secundaria.
Acólitos Mayores: Jóvenes a partir de 4 de secundaria.

San Tarsicio – Patrono de los acólitos

San Tarsicio fue un niño que se desempeñaba como Acólito en la Vía Apía en Roma. Un día unos paganos lo encontraron cuando transportaba el sacramento del Cuerpo y Sangre de Cristo y se lo quisieron arrebatar.

Él no quiso entregarle a Cristo a esas malas personas y se negó a responder. Los paganos lo apedrearon hasta que exhaló el último suspiro, pero no pudieron encontrar la Eucaristía ni en sus manos ni en sus vestiduras.

La vestimenta

Los acólitos menores visten la túnica roja y los acólitos mayores la túnica negra.

Los acólitos deben velar por el cuidado de las túnicas antes y después de cada ceremonia. La persona encargada de velar por la limpieza y el cuidado de las túnicas es el Sacristán.